miércoles, mayo 04, 2005

Reinicio

India. El viejo Visvaka tenía sólo seís vellos en su pecho, nunca tuvo uno menos así como nunca tendría uno de más. Pero aquel día Visvaka amaneció con un vello de menos. Al notarlo no se sorprendió en demasía ya que sabía lo que ello significaba, y menos se sorprendió aún cuando se produjo el primer temblor de tierra. Salió corriendo de la choza, con su nieto tomado del brazo, en busca de su hijo. A los pocos metros se lo encontró. Su hijo, agitado, le dijo: "Lo sé padre, ha comenzado. Corramos hacia las montañas." Aquel vello que cayó de su pecho, le contaría luego Visvaka a su nieto, significaba la muerte de un Indra o sea un nuevo parpadeo de Brahma; la terminación de una era, empero, el comienzo de otra (*).

Mar de la Tranquilidad. Eva Nabokov, desde el transbordador, interrumpió la paz temporal de su compañero que se encontraba en la superficie lunar observando extasiado aquel sublime espectáculo representado por el paisaje selenoide. Le comunicó que había perdido el link con la estación espacial internacional que orbitaba alrededor de la Tierra. Al recibir el mensaje Kowalski sólo atinó a mirar hacia el planeta. Y fue en ese instante cuando ocurrió, el eje de la Tierra se desplazó en lo que sería una nueva inversión de los polos geográficos y magnéticos del planeta. Ahora, la estación espacial era sólo un punto que se consumía en llamas ante sus ojos mientras daba contra la atmósfera terrestre junto a otros miles de satélites que fueron atraidos de golpe contra el planeta por el brusco cambio en la fuerza de gravedad.

Transbordador. Kowalski y su compañera sólo pueden observar, cual testigos pasivos, aquel magnífico evento. No dan crédito a lo que sus ojos ven. Luego vendría esa primera charla preguntándose los porqué: el porqué de lo ocurrido, el porqué de ellos allí, el porqué del privilegio de observar, el porqué del privilegio de sobrevivir para finalmente terminar ya respondiéndose a sí mismos sobre el porqué de esta experiencia repetitiva para aprender. Pero por el momento Eva sigue llorando, está renunciando a entender, es que simplemente todavía no lo puede ver. Kowalski suspira y trata de consolarla, y sólo cuando ella lo llama por su primer nombre para abrazarlo, fue que él, Adán Kowalski, finalmente pudo entender.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
(*) Notas:

Algo de mitología hindú.

Un Indra representa en el mundo terrenal lo inmanente de este misterio de la eternidad. Indra es la encarnación terrenal del espíritu divino, representa la virtud y el deber (dharma).

Brahma está sentado sobre un loto (así es su trono) y Brahma y el loto crecen del ombligo de Vishnú. A su vez Vishnú está flotando sobre el oceáno cósmico, recostado sobre una gran serpiente cuyo nombre es Ananta (la interminable).

He aquí la escena completa:
Vishnú recostado en el espacio, en su ombligo está Brahma sentado en su loto, parpadeando una vez cada cierto tiempo, cada parpadeo es una era en la Tierra con un Indra como representante.

Fuente: Mitos de la luz, metáforas orientales de lo eterno.
Capítulo I, "La sumisión de Indra".
Joseph Campbell
.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

8 Comentarios:

el dí­a jueves, mayo 05, 2005 11:45:00 p. m., Anonymous daniel k dijo...

muy bueno! A Joseph Campbell me lo recomendo el amigo Borgeano, que ya no anda mas por la blogosfera, y tengo dos libros de el en mi lista de espera. Por lo que poco que he visto de Campbell hasta ahora, creo que voy a disfrutar estos libros bastante.

 
el dí­a viernes, mayo 06, 2005 9:24:00 a. m., Blogger juanba dijo...

Daniel: Dentro de lo que es mitología y religiones comparadas creo que Campbell es de lo mejor que he leído. No sólo por ser un erudito en el tema sino por la forma sencilla y simple en que trasmite sus conocimientos a través de sus libros. ¡Claro que sí! ¡Altamente recomendable su obra!

Salutes

 
el dí­a viernes, mayo 06, 2005 1:20:00 p. m., Anonymous daniel k dijo...

Ya que te interesa ese tema, tambien te recomiendo Alan Watts. Es el autor que más he leido este año, y tambien está en la tematica de la filosofia y las religiones orientales. Un saludo!

 
el dí­a viernes, mayo 06, 2005 1:28:00 p. m., Blogger juanba dijo...

Tomo nota. Va para mi interminable wishlist. Gracias Daniel.

Salutes

 
el dí­a domingo, mayo 08, 2005 2:22:00 p. m., Blogger Adrianófanes dijo...

Debo decir que me cuesta mucho encontrar el sentido de este mensaje. Onda que me faltan más conocimientos.

 
el dí­a domingo, mayo 08, 2005 8:28:00 p. m., Blogger juanba dijo...

Adrián: Es sólo un cuento breve que me salió escribir. Es literatura, como gran parte de todo lo que dejo colgado por aquí. El mensaje lo capta cada uno, a veces incoscientemente, sea lo que sea que te haya dejado, creéme que lo entendés.

¿Mi interpretación? Sería algo así como un apocalipsis, un cambio más. Con énfasis en el más. Uno más, no el primero, no el último que sufrirá el planeta. ¿Razón? Evolución, tan simple como eso. Un nuevo reinicio de todo, de ahí el título del cuento. De ahí también el nombre de los cosmonautas que lo ven desde el espacio, Adán y Eva, osea un paralelismo con el inicio mitológico de la humanidad.

Salutes

 
el dí­a martes, mayo 10, 2005 12:26:00 a. m., Blogger Adrianófanes dijo...

Huy, Juan...Había entendido otra cosa. Pensé que estabas transcribiendo un fragmento de la mitología hindú. No sabía que era Literatura. Igual, gracias por brindar tu interpretación, :)

 
el dí­a martes, mayo 10, 2005 7:32:00 a. m., Blogger juanba dijo...

Claro, las notas de mitología hindú eran para aclarar el primer párrafo del cuento donde se habla de Indra y Brahma, como por ahí hay muchos que no conocen de mitiología hindú lo aclaré, pero todo lo demás es creación mía... ¡Puros delirios con aspiraciones literarias!

Salutes

 

Publicar un comentario

<< Inicio