viernes, julio 01, 2005

Nunca digas siempre

Comienza a sonar esa canción, justo esa canción...

"Remember the first time I told you -I love you-
It was raining hard and you never heard
You sneezed and I had to say it over
I said I love you I said... you didn’t say a word
Just held you hands to my shining eyes
And I watched as the rain ran through your fingers
Held your hands to my shining eyes and smiled as you kissed me..."


Jamás olvidaré esa fría noche de invierno cuando salimos de aquel pub y la lluvia nos sorprendió a mitad de camino hacia tu departamento. Supongo que fue el efecto del alcohol lo que nos hizo reírnos tanto del frío como de la lluvia y quizá aquella ofensa a los dioses fue la que nos trajo hasta el día de hoy. Y es que hoy vuelvo a sentir el frío de esa noche, puedo escuchar tu estornudar a la vez que desoías el -te amo- que se escapaba de mi boca y hasta puedo saborear aquel primer beso que nació empapado de promesas e ilusión.

"If you die you said so do I you said...
And it starts the day you make the sign
Tell me I’m forever yours and you’re forever mine
Forever mine..."


"If you die you said so do I you said...
And it starts the day you cross that line
Swear I will always be yours and you’ll always be mine
You’ll ways be mine
Always be mine..."


Parece que el final del año no augura otra cosa más que tristeza. Desde siempre sentí a Diciembre como el mejor mes del año, pero gracias a la madurez lograda a fuerza de golpes finalmente me estoy convenciendo de que algunos sentimientos no están destinados a durar por siempre, y es que nada permanece sin cambiar ni siquiera por un instante.

Laura sigue empacando cosas. Miro desde lejos el televisor que está en habitación contigua a la sala, están trasmitiendo desde hace 48 horas imágenes de la catástrofe climática provocada por las terribles lluvias que barrieron con casi toda una provincia en el noreste del país. Puedo ver en los ojos de la gente como arrasa la desesperanza, inundando de dolor sus corazones, así como el agua arrasó con todo, inundando sus hogares de penas con sabor a humedad. Tristeza y más tristeza. Pobre gente. Pobre yo. Si a la tristeza hoy hubiese que ponerle otro nombre sin duda que para mucha de esa gente ese nombre sería Lluvia, y cuán subjetivas pueden llegar a ser las cosas, porque en mi caso el nombre elegido sería un nombre propio y ese nombre sería el de Laura.

Empieza a anochecer. La luz crepuscular empieza a bañar la sala. Las notas bajas, agridulces, retumban en el ambiente y danzan sobre los pisos de madera de ébano, lo que hace que la acústica resultante sea un conjución perfecta de tonalidades oscuras que llenarán hasta el último rincón de mi desvastado corazón.

"Remember the last time I told you -I love you-
It was warm and safe in our perfect world
You yawned and I had to say it over
I said I love you I said... you didn’t say a word
Just held your hands to your shining eyes
And I watched as the tears ran through your fingers
Held your hands to your shining eyes and cried..."


Pasaron ya tres semanas desde aquella última discusión en que quedó expuesto el punto de quiebre, el punto de no retorno que finalmente acabamos por traspasar, ese punto en el cual ya no hay vuelta atrás, ni siquiera con ese último y desesperado -te amo- que se escapó de mi boca en el momento en que bostezabas por lo que nunca lo llegaste a oír. Todavía puedo sentir nuestro útimo abrazo y saborear lo salado de las lágrimas, esas que nos liberaron del "para siempre" de aquellas promesas vestidas de ilusión.

"If you die you said so do I you said...
But it ends the day you see how it is
There is no always forever... just this...
Just this..."


"If you die you said so do I you said
But it ends the day you understand
There is no if... just and
There is no if... just and
There is no if..."


Estoy en la sala recogiendo mis últimas pertenencias que yacen desparramadas por el suelo. Ella ya se ha tomado el trabajo de embalar una gran parte en cajas que descansan indiferentes, prolijamente apiladas en un rincón. La veo venir hacia aquí, me agacho y bajo la mirada, simulo ordenar mis libros, tomo un ejemplar de El Quijote, hago como que no la veo, infantilmente simulo no mirarla cuando en realidad lo único que quiero en este momento es pasarme una eternidad con la imagen de su cara reflejada en mis ojos. Pasa a mi lado, no me mira, y es que yo ya no existo para ella. En este momento toma un CD y lo pone en la compactera, como de costumbre apreta el botón del shuffle antes de accionar el play. El equipo selecciona un tema al azar. Comienza a sonar esa canción, justo esa canción...


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
La canción era "There is no if...", Disco "Bloodflowers", The Cure.
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

9 Comentarios:

el dí­a lunes, julio 04, 2005 12:16:00 p. m., Anonymous Anónimo dijo...

gracias

 
el dí­a lunes, julio 04, 2005 12:45:00 p. m., Blogger SkinHead dijo...

Muy buen disco--

 
el dí­a lunes, julio 04, 2005 3:03:00 p. m., Blogger uncanny dijo...

Triste.

Demasiado.

Húmedo y gris.

Como yo en este día frío.

 
el dí­a lunes, julio 04, 2005 4:19:00 p. m., Blogger Pau dijo...

Una vez vi una pelicula...se llamaba "alguien como tu"... en la pelicula la chica rompia con su novio en un restaurant y el novio se iba..y ella dice "que triste es ver que la persona que hace poco tiempo era tanto se va alejando y que el espacio empieza a ganarse entre los cuerpos hasta que no queda nada".....siempre me causo melancolia porque es como que algo importante ahora no es mas que aire.
Lo mismo me hizo acordar tu escrito (muy bueno por cierto)

Saludos

 
el dí­a lunes, julio 04, 2005 7:31:00 p. m., Blogger juanba dijo...

Anónimo/a: Por lo que fuese, de nada.

Dardo: Uno de mis favoritos.

Ce: Es el invierno, ya vendrán tiempos (y posts) más cálidos...

Pau: Dejémoslo en que te gustó, lo de muy bueno no creo, estuve dando vueltas toda la semana pasada con ese escrito y sigue sin convencerme. Finalmente me rendí y lo publiqué como quedó.

Salutes

 
el dí­a martes, julio 05, 2005 5:10:00 a. m., Blogger solnix dijo...

Querido Juanba: que tristes momentos estas viviendo. Me gusto mucho esta parte: "...Empieza a anochecer. La luz crepuscular empieza a bañar la sala. Las notas bajas, agridulces, retumban en el ambiente y danzan sobre los pisos de madera de ébano, lo que hace que la acústica resultante sea un conjución perfecta de tonalidades oscuras que llenarán hasta el último rincón de mi desvastado corazón..." Ojala pudiera hacerte llegar mis abrazos fuertes y mis fuerzas. Quiza compartir algun mate contigo. Besos insomnes para vos, solnix

 
el dí­a miércoles, julio 06, 2005 7:09:00 a. m., Blogger juanba dijo...

Solnix: Antes que todo gracias por tus palabras, sos una divina, con eso de los mates me mataste... :)

Ahora a ver cómo te explico... Generalmente todo lo que escribo en primera persona de alguna manera lo siento o lo sentí, pero lo que leíste en el post no es algo actual, no es algo que esté sintiendo actualmente. Como casi todo el que escribe dejo escapar entre líneas cosas que he sentido y vivido, y sí, hubo una Laura en mi vida pero las cosas no terminaron como lo cuento en el post.

En síntesis: el post es una ficción empapada de algunos sentimientos que todos alguna vez hemos sentido. Y el escrito se basó en unas palabras seleccionadas (¿al azar?) por Daniel K para que yo hiciera libre asociación, ah, y por supuesto, por estar escuchando bastante pòr estos días ese disco de The Cure.

Salutes!

 
el dí­a miércoles, julio 06, 2005 12:18:00 p. m., Blogger Adrianófanes dijo...

Hay veces que cuando no encontramos consuelo ni palabras de aliento ni gente que nos pueda a llegar a entender, un disco es una gran compañía. Puede llegar a expresar lo que nosotros, perplejos ante una situación triste, no podemos.

Laura, tu lluvia, tu diluvio, quizás te esté extrañando a su manera. Hablándole a su gente de un tal Juan que conoció una vez. Y a lo mejor dice que cuando vos simulabas leer un ejemplar de El Quijote y ella te negó la mirada, tan sólo quería verte y nada más que verte.

Me queda una duda. El anónimo/a que mandó el primer comentario en este post, ¿no será ella?.

 
el dí­a miércoles, julio 06, 2005 6:59:00 p. m., Blogger juanba dijo...

Adrián: Hmm, sólo me aventuro a decir: "No creo..."

Salutes

 

Publicar un comentario

<< Inicio