jueves, agosto 04, 2005

Elige un rayo

La vio sentada a la orilla del río, ella tenía su mirada perdida en la profundidad celeste de aquel cielo diáfano que dominaba la mañana. Los rayos dorados del sol bañaban todo su cuerpo, conformando una escena que él observaba sublime. A juzgar por la belleza de lo que veía, podía decirse que ella se encontraba perdida en ese estado atemporal de conciencia con la unidad, ergo de felicidad absoluta; ese momento que en su máxima expresión terrenal no dura más que algunos segundos, samadhi. Este estado se reflejaba en su cara, en la forma de una leve sonrisa asomándose a través de sus labios. Enseguida, él cayó en cuenta de lo que sucedía, y es que ella, aún sin saberlo, ya era una elegida más.

La esperó sentado en una piedra, contemplándola a poca distancia. Finalmente la joven volvió en sí misma, recogió la canasta con ropa húmeda y emprendió lo que ella creía iba a ser un corto viaje de regreso hacia la pequeña aldea. Se dio cuenta de su presencia apenas a unos metros desde dónde éste todavía la esperaba sentado en la piedra. Él sonrió, ella le devolvió la sonrisa con algo de timidez bajando su mirada.

- ¿Bonita mañana, verdad?
- Hermosa –contestó ella.
- ¿Puedo acompañarte hasta donde sea que vayas?
- Sí, gracias, eres muy amable.
- De nada, Devi, el gusto es mío.
- ¿Cómo sabes mi nombre?
- Sé tu nombre así como sé miríadas de otras cosas, de la misma forma en que al final no sé nada de nada.
- Anda ya, deja de jugar conmigo... –le dijo con voz juguetona. Él sonrió.
- Voy de vuelta camino hacia mi aldea.
- Entonces, si me dejas, te acompañaré.

Caminaron algo más de quince minutos internándose en el bosque. Llegaron a ese sector en donde los árboles son tan altos y tupidos que apenas dejaban pasar algunos rayos de sol. Cerca de un viejo cedro yacían dos rocas, y entre ambas caían dos rayos muy bien definidos de aquel maravilloso sol matinal.

- Observa –le dijo él– algún caminante asiduo a este bello paraje ha dejado esas dos piedras junto a éste árbol para poder recostarse a descansar durante sus caminatas. ¿Quieres que nos sentemos por un momento?
- ¿Por qué no? Aún es temprano y hoy tuve mucha ropa que lavar. No vendría mal parar y descansar unos instantes.
- Unos instantes serán más que suficientes –le respondió él con su mirada perdida entre los árboles.

Sentados ya, uno en cada piedra, respiraron profundamente aquel aire fresco que les devolvió algo del aliento perdido. Aspiraron a su vez los más variados aromas del bosque contemplando los alrededores sin emitir palabra. Él fue el que propuso el juego.

- ¿Observas estos dos rayos de sol que se cuelan por entre las ramas de estos grandes árboles?
- Sí, son muy bonitos –asintió ella.
- ¿Observas las miles formas de vida que flotan en ellos? La misma luz te las revela ¿Las puedes ver verdad? Ellas están como reposando en ese vacío y de repente, cuando el sol quiere, son atravesadas por estos rayos de luz, y son ellas mismas las que a su vez definen, junto al vacío, la forma de cada rayo que vemos.
- Es verdad. El vacío y ellas definen su forma.
- ¿Imaginas lo que deben de sentir estas formas de vida al verse envueltas de golpe por ésta luz?
- No lo sé, pero supongo que debe ser algo maravilloso; y al no entender ellas lo que sucede, es todo mucho más bello aún.
- Aunque el poder de las palabras no alcance nunca para poder expresarla, eso que has dicho se acerca bastante a la experiencia. Devi, ¿Te gustaría experimentar esa sensación?
- Bueno, ya, deja envolverme en tus juegos –le respondió ella sonrojándose. Él no pudo más que sonreír ante su inocencia.
- Anda, escoge un rayo. Uno de los dos que ves aquí.
- Ya...
- En serio, elige uno, elige un rayo.
- Ese –dijo ella posando la punta de su dedo índice derecho sobre uno de ellos.

En el momento en que tocó con la yema de su dedo la dorada luz del rayo, él le tocó levemente la frente, en el punto medio por encima de sus ojos. Lo último que ella alcanzó a ver antes del ascenso fue un destello prístino y fue así como ambos se encontraron viajando de la mano hacia arriba por aquel túnel de luz camino al sol. A medida que iban subiendo se fueron despojando de sus cuerpos, de toda sensación de forma, de toda mente. Ya sólo eran flujos densificados de energía, intentando hacerse unos con la esencia misma de la luz del rayo. Instantes después, al llegar al sol, se fundieron en su masa llegando al núcleo, desde donde salieron disparados hacia el mismísimo principio desde donde todo surgió.

La luz del origen en su pureza carecía de dualidad, no era la vivaz luz del sol ni la apacible luz de la luna, era simplemente la unión de ambas, ya que el mismo principio carece de opuestos siendo todo unidad. Al hacerse uno con lo trascendente, ambos, ya no fueron ni siquiera luz, fueron vacío, y es que ya eran la nada misma soportando el absoluto desde donde estallaban todas las formas de vida. Ya en el mundo de los opuestos, se encontró sola bajo el árbol cuando finalmente volvió en sí; la ropa en la canasta ya estaba seca y su primer sensación fue que el atisbo de aquel éxtasis sólo parecía haber durado unos breves momentos, aunque claro, para que lo breve se transformara en eterno sólo sería cuestión de lo que denominan tiempo por estos lares.

14 Comentarios:

el dí­a sábado, agosto 06, 2005 12:46:00 a. m., Blogger Elisa dijo...

llegué de casualidad... y me quedé pegada leyendo :)

 
el dí­a sábado, agosto 06, 2005 1:24:00 p. m., Blogger juanba dijo...

Elisa: Bienvenida por aquí... Y despegate cuando quieras... :)

Salutes

 
el dí­a domingo, agosto 07, 2005 11:08:00 p. m., Blogger Adrianófanes dijo...

Tiene los condimentos de un relato clásico. Las imágenes, las palabras, las voces de los protagonistas, la sola mención de la aldea.

Si nada más se tratara de elegir un rayo...No sé por qué, pero esta historia me retrotrajo a las de "Cándido o el optimismo" de Voltaire. Quizás nada que ver, ¿pero viste cuando la mente entra a asociar libremente?.

Saludos.

 
el dí­a lunes, agosto 08, 2005 2:01:00 p. m., Blogger un ermitaño sociable dijo...

Si tuviera que asociar, asociaría con K-Pax, ya que el tipo viajaba en un haz de luz (Si, ya me enteré del tema del plagio a Hombre mirando al sudeste. Igual K-Pax no me gustó, y a la otra no la vi)
Me gustó el cuento, aunque me quitó un poco la magia del momento la explicación de flujos densificados de energía y esas cosas. No creo que sea necesario dar una explicación científica o verosimil, ya que es un cuento fantástico, y lo fantástico cuanto menos explicado (a mi gusto) mejor.
Saludetes.

 
el dí­a martes, agosto 09, 2005 1:24:00 p. m., Blogger juanba dijo...

Martín: Gracias por pasar. A mi me gustó K-pax, es de esas películas llenas de verdades ocultas por todos lados, claro que para otros serán fantasías y no verdades, todo cuestión de creencias al fin y al cabo.

En cuanto a la explicación del flujo denso de energía lo expuse de esa forma para hacer notar como primero pasaron de cuerpo a energía densa y de energía densa a dispersa y de ésta última a la nada misma, que sería la escencia primigenia que todo lo contiene, de donde todo viene. Tal vez fue muy implícita mi forma de plasmarlo en el texto, pasa que últimamente creo estar escribiendo de forma más hermética y a veces siento que mucho de lo que escribo no es entendido en profundidad, no sé, impresiones que tengo...

Saludos y gracias por las críticas, es lo mejor de los comments ya que te permite ver qué le llega al lector y de qué forma.

Salutes

 
el dí­a martes, agosto 09, 2005 2:11:00 p. m., Anonymous SuperWoman dijo...

Entraré luego a leer este relato, me he quedado a medias porque debo salir...


Pero vuelvo, esperame.

 
el dí­a martes, agosto 09, 2005 8:32:00 p. m., Blogger juanba dijo...

Superwoman: Bueno, bienvenida, sos la primer super-héroe en visitar este blog, y sí, el relato seguirá allí cuando vuelvas...

Salutes

 
el dí­a martes, agosto 09, 2005 11:12:00 p. m., Blogger un ermitaño sociable dijo...

Juan, entendí perfectamente lo que escribiste. Lo que quiero decir es que no considero que todo deba explicarse para que sea verosimil. Pero eso es un gusto estrictamente personal.
Por ejemplo, hoy en día, es inconcebible la idea de hacer una película de un superhéroe en donde no se explique su superpoder mediante una alteración genética o alguna radiación extraña.
¿Por qué el tipo no es así porque sí y se dejan de joder? Jaja

 
el dí­a miércoles, agosto 10, 2005 7:15:00 a. m., Blogger juanba dijo...

Es verdad Martín, basta de explicaciones científicas, de ahora en más los hechos llamados sobrenaturales son así porque sí y listo jaja...

Salutes!

 
el dí­a miércoles, agosto 10, 2005 10:33:00 a. m., Blogger SkinHead dijo...

Impresionante, tu veta......
Saludos...
y segui contando caletinis ckuack!!

 
el dí­a miércoles, agosto 10, 2005 11:19:00 a. m., Blogger SkinHead dijo...

Con respecto al aniversario jee, el mio ya paso...pero luego lo cambie por este {ultimo...)
A la Distancia SALUD..
(si ya se caPeletinis)...jajajaj

 
el dí­a miércoles, agosto 10, 2005 8:47:00 p. m., Blogger juanba dijo...

Dardo: Salud pelado... Y hace un toco que no como capeletinis... jaja

Salutes

 
el dí­a jueves, agosto 11, 2005 8:42:00 a. m., Blogger Adrianófanes dijo...

Hum...Esos datos INCOMPROBABLES que tira SkinHead, jeje. Todo un clásico.

 
el dí­a viernes, agosto 12, 2005 12:22:00 p. m., Blogger SkinHead dijo...

Adrianofanes...el blog al comienzo se llamo DrDardo...pero luego muto por el de surfinthehouse.....
a me olvidaba Quiko murio en el terremoto del ´86.

 

Publicar un comentario

<< Inicio