lunes, mayo 14, 2007

Supongo que llegó el momento

Kilómetro tres, el corazón late constante. Decido parar y recuperar algo de aire. Me detengo y respiro hondo, es cuando levanto mi mirada al cielo y veo a la luna de color rojo. La primer imagen que se graba en la retina de mis ojos me sorprende, luego me doy cuenta que hay humo en el aire y un fuerte olor a vegetación seca quemándose. Asumo que han de estar haciendo fuego con las picadas al costado de la ruta porque el otoño nunca fue temporada de incendios por aquí.

Debo confesarles que no hay nada como ver una puesta de sol en la que todo está quemándose abajo y a lo lejos; suele ocurrir muy seguido en los veranos secos cuando se incendian los campos y la gente simplemente lo pierde todo de un instante a otro. Irónicamente ese es el regalo que se les da mientras ven todo su trabajo arder hasta convertirse en cenizas: un atardecer sublime, con un sol entre rojizo y naranja enfundado entre oscuras vestiduras de humo. La imagen es fuerte de por sí y está destinada a que nunca olviden. Lágrimas caen por las mejillas de las mujeres de los chacareros al observar toda la escena, lágrimas que nunca serán las suficientes como para apagar todo el fuego.

De a poco recupero el aire, voy caminando lento bordeando la orilla norte. Bajo mi mirada al espejo de agua, de un momento a otro noto que la laguna se ha transformado en lo que no parece ser otra cosa que un mar de aceite por la quietud de sus aguas. Ahora veo con total claridad el rojizo reflejo de la luna sobre el agua. De pronto un silencio angustiante lo cubre todo: los pájaros que dejan de cantar, las ranas que dejan de croar. Los insectos yacen de repente inmóviles. Todos están esperando, parecen darse cuenta de lo que ocurre. Yo me doy cuenta tarde, porque ya no hay humo en el aire, no hay olor a quemado, pero sin embargo la luna sigue estando roja, bañada en sangre. El sonido ensordecedor y disonante de la primer trompeta fue lo que me hizo caer en cuenta de que el momento finalmente había llegado.

11 Comentarios:

el dí­a martes, mayo 15, 2007 11:32:00 p. m., Blogger Caro dijo...

Guau, volviste!

Me gusta el post, tendré que pensarlo , though. La trompeta de qué? Viste que ahora que enseño Literatura inglesa ando dándomelas de analista -crítica de obras...quedate tranquilo que con vos no me animo...pero si o sí quiero analizar la historia y volver a comentar...
besos,
Es bueno leerte.
C.

 
el dí­a martes, mayo 15, 2007 11:40:00 p. m., Blogger Caro dijo...

Posibles alternativas del significado de la trompeta:

1. Sos un inmigranbte ilegal intentando entrar a los Estados Unidos por la frontera árida y seca. La trompeta es la de un Genral yankee.

2. Estás condenado a muerte y la trompeta es el aviso antes de que te fusilen.

3. El humo del camino era en realidad humo de Cannabis lo que pudo hacerte oir trompetas imaginarias.

4. Este último punto podría explicar también los latidos acelerados de tu corazón y demás síntomas.

5. Todo fue un sueño, producto de una noche de juerga en la que no te acordaste ni lo que tomaste...

Ja!

Un beso gordi, hablando en serio ya...muy buena la historia...pero qué miércoles son las trompetas? de qué momento estás hablando???

TQM!
XOXO

C.

 
el dí­a miércoles, mayo 16, 2007 8:11:00 p. m., Blogger juanba dijo...

Carito: Volví, sí. Ultimamente suelo estar viniendo una vez por mes por aquí, lo sé, debo escribir más. Pero bueno, es lo que hay...

Muy locas tus teorías sobre la trompeta, se ve que la que está fumada ahora sos vos jajaja, a mi el porro nunca me hizo escuchar trompetas, sí reírme mucho como lo hice al leer tus posibles hipótesis!

La historia te tiene que dejar con una cierta intriga, eso la hace atrapante, pero debés entender sí o sí que significan la luna roja y el sonido de la primer trompeta.

Besos, TQM también!

 
el dí­a jueves, mayo 17, 2007 11:24:00 a. m., Blogger SkinHead dijo...

asi q estamos corriendo.....
saludos

 
el dí­a jueves, mayo 17, 2007 6:28:00 p. m., Blogger juanba dijo...

Dardo: Más que "estamos": "seguimos".

:)

Salutes

 
el dí­a viernes, mayo 18, 2007 9:42:00 p. m., Blogger Caro dijo...

Estuve leyendo eso del apocalipsis y etcs....


Definitivamente la teoría de la cannabis es la más sólida.

;P

Un beso, tqm.
C.

 
el dí­a domingo, mayo 20, 2007 1:13:00 p. m., Blogger Caro dijo...

Y for the record: nunca fumé o fumaré o me daré con nada. :) Mi locura es genética. ;) jajaja
Besos, me llaman para ponerme la camisa de fuerza.
C.

 
el dí­a domingo, mayo 27, 2007 3:13:00 p. m., Blogger Caro dijo...

Hola gordi, te contesté en mi blog. Besos!

 
el dí­a viernes, junio 15, 2007 12:08:00 p. m., Blogger Caro dijo...

Queda Usted formalmente invitado/a a participar del Grupo de los 8. Sírvase pasar por el blog vistiendo sus mejores galas para enterarse de qué se trata.

 
el dí­a miércoles, agosto 01, 2007 12:29:00 p. m., Blogger Adrianófanes dijo...

Creo que es la primera vez que leo el verbo "croar"...no sabía que las ranas "croan", ja ja...En relación al paisaje que describís, siempre me sorprendió (y quizás angustió, y quizás me asustó,y quizás tantas cosas más) cómo los animales se avivan más temprano de lo que sucede, de lo que está por veir. No sé...te leía y me acordaba que los bichos saben disparar a tiempo, antes de que se venga una tormenta...o en vísperas de algún terremoto.

 
el dí­a miércoles, agosto 01, 2007 11:20:00 p. m., Blogger juanba dijo...

Adrián: Y sí, creo que el verbo existe o por lo menos eso me salió al escribir esa palabra "croar". Son esos términos que jamás usamos y que salen solo cuando tienen ganas.

Con respecto a los animales ese fue el efecto buscado precisamente, ellos siempre perciben antes lo que los sentidos del hombre ignoran.

Salutes

 

Publicar un comentario

<< Inicio