lunes, abril 21, 2008

Waves

España, Madrid, primavera, anochecer. El mejor escrito que alguna vez le haya dedicado a alguien en toda mi vida salió al aire en forma de ondas de radio un día jueves de un mes de marzo de un año que intento olvidar.

Es extraño ya que la persona a la que iba dirigido el texto leyó su contenido pero, por esas cosas que pasan en la vida, jamás pudo escucharlo y es que esa era la idea original de todo el asunto:
un escrito para escuchar.

Hoy por hoy, a más de un año ya en que mis palabras atravesaron el éter madrileño trasportadas por la voz de Carolina, me doy cuenta que no pierdo las esperanzas con respecto a la idea original, y todo porque una charla totalmente circunstancial que tuve hoy me hizo pensar de nuevo en todo esto y la verdad es que no sé bien porqué.

O tal vez sí sepa y tenga la inconsciente esperanza de que las ondas de radio que escaparon esa noche de primavera desde esa radio en Madrid, y que por estas alturas del tiempo vagarán por algún punto de nuestra galaxia, algún día sean retransmitidas de vuelta a la Tierra por obra y gracia de algún alienígena romántico, entonces tal vez, y sólo tal vez, yo vaya con ella en el auto escuchando una emisora al azar y tal vez, sólo tal vez, todo eso que alguna vez leyó en forma escrita en ese momento lo escuche en palabras audibles trasmitidas desde un lugar lejano de nuestra galaxia aunque salidas de un lugar más cercano reservado a ella, mi corazón.


8 Comentarios:

el dí­a miércoles, abril 23, 2008 6:58:00 p. m., Blogger Elka María dijo...

Si lo de el incendio fue real, gracias a Dios todo esta mejorando.

Saludos

 
el dí­a viernes, abril 25, 2008 6:59:00 p. m., Blogger juanba dijo...

Elka: Me pareció que había sido real, qué loco esto, experimentar un incendio, esas cosas marcan. Y que haya sido el mejor incendio de tu vida, también.

Me alegro estés bien!

Salutes

 
el dí­a viernes, mayo 02, 2008 11:25:00 a. m., Blogger Ale dijo...

Y por qué no...
Siempre quise creer en que si uno piensa mucho mucho en una persona, ese pensamiento le llega. Quizás en algún sueño, quizás en la forma de alguna nube... quizás tan solo nos siente cerca.

Y quién sabe si en alguna melodía no se escuchan hoy en día las palabras que le dedicaste, los sentimientos que dejaste no solo en letras, sino en tu voz. Quién puede asegurarnos que ella no escucha día y noche esas palabras ya olvidadas por algunos.

Me gusta creer que sí.
Es que si no creemos en las que cosas que queremos que pasen, ¿qué nos queda? ¿a qué aferrarnos si no es a nuestras ilusiones?. Y mejor aún... a qué aferrarnos si no es a nuestro corazón. A lo que somos. A lo que quisimos ser.

 
el dí­a viernes, mayo 02, 2008 2:48:00 p. m., Blogger juanba dijo...

Ale: Bienvenido y gracias por comentar.

Coincido con tus palabras, y claro que sí, espero que mis letras lleguen allí donde tienen que llegar, escritas, narradas, pensadas. El fin sigue siendo el mismo.

Salutes

 
el dí­a sábado, mayo 10, 2008 11:04:00 a. m., Blogger Adrianófanes dijo...

Eso se llama trascender. La vida del ser humano un poco pasa por ahí...

Diría que el mundo está lleno de cosas que pudieron ser; y son muchas más las cosas que no son que las que efectivamente terminan siendo.

A lo que voy: lo que no es, es de otro modo; y a vos el texto te ha permitido una libertad o un desahogo que quizás no hayas podido vivenciar en la más estricta realidad, en el modo más empírico del término...

Hay una revancha en el escribir. La revancha de la ternidad, un documento que dice "acá está esto que he sentido y vos no lo podés negar por más que no lo hayas leído".

Las personas que emprenden el camino del abandono escapan, quizás, de una parte de sí mismas. No digo ni que esté bien, ni que esté más. Quizás yo haya escapado también alguna vez...Sólo digo que en tanto nos hagan crecer como personas, su función en nuestra vida estará por demás justificada. A pesar de todo dolor que pudiera ocasionar...En definitiva, no habrá mal que por bien no venga. Al menos así lo quiero pensar hoy.

Un abrazo.

 
el dí­a miércoles, mayo 14, 2008 2:07:00 p. m., Blogger Daniela Rodi dijo...

Una gran escritora dijo alguna vez que escribia para detener al tiempo, para sentir que le ganaba alguna vez...

no se... me gusta pensar que eso es posible. (que lo hacemos posible)

gracias por comentar
saludos !

 
el dí­a miércoles, mayo 14, 2008 2:32:00 p. m., Blogger juanba dijo...

Adrián: El escribir da revancha en cierta forma, coincido. Y en la revancha de la que hablás hasta podemos cambiar el resultado...

Daniela: Es buena la frase, y yo ampliaría, no sólo podemos "parar" el tiempo sino además "saltarlo", "retrocederlo", "adelantarlo" y "trascenderlo" también. Supongo que forma parte de la magia de la escritura.

Bienvenida y gracias a vos también por comentar!

Salutes

 
el dí­a lunes, junio 16, 2008 3:55:00 p. m., Blogger Luces y Sombras dijo...

Pues sí que era un gran texto. Una pena que la persona a la que estaba dedicado no lo escuchara.
Saludos!

 

Publicar un comentario

<< Inicio