jueves, enero 27, 2005

1997

Y tan sólo estábamos allí, sin nada que hacer. Escuchamos voces y risas provenientes desde la ventana de algún departamento de la torre de enfrente. Nos asomamos. En efecto, venían de un piso más arriba. Las chicas reían y se escondían. Salían cada tanto, saludaban. E. finalmente les dice que bajen, que está todo bien.

Bajaron. Bajaste. Entraron. Entraste. Te miré. Me miraste. Listo, ya todo era cuestión de tiempo.

- G.
- J.

Sonrisas.
Luego vendrían las mariposas, el andar como un tonto, el no tener apetito, el caminar flotando por el aire.

Intensidad de la primera vez que te enamorás mal y en serio.
Ahora recordamos y sonreímos. Hablamos por horas de todo lo que fue y todo lo que hubiese sido si... Pero el "hubiera" no existe como me decía C.
Ahora las circunstancias son otras, las distancias grandes, nuestras vidas diferentes.
Añoro los viejos tiempos en donde todo era más puro e inocente. Dulces flashbacks de un pasado no tan lejano.
Ahora es hora de seguir.

2 Comentarios:

el dí­a sábado, enero 29, 2005 10:53:00 a. m., Blogger Elad dijo...

Espero que leas este comment, asi de una forma u otra, por lo menos, llegues a conocerme. Mi identidad queda reservada a un pseudonimo pasajero (eterno retorno; la vida borrador) pero espero que abras mi blog y te tomes la molestia de leer unos minutos.
dicho sea de paso, tu blog esta bueno, y este post, en el cual estoy dejando un pequequeño comment me recuerda a alguna situacion pasajera, que varias veces soño o me soñaron en ella.
Disfruta, a vuestra Merced
Elad
www.desactivalabomba.blogspot.com

 
el dí­a jueves, febrero 24, 2005 7:16:00 p. m., Blogger Adrianófanes dijo...

Es inútil. Leyendo este texto me dí cuenta que el mundo está lleno de cosas que pudieron ser.

 

Publicar un comentario

<< Inicio