miércoles, febrero 16, 2005

Las horas bajas

El nadir de mi día comienza cuando me invaden los pensamientos sobre vos. Bajamar, el agua de los pensamientos rutinarios diarios se retira suavemente dejando al descubierto la arena de los recuerdos en donde yacés vos, ahora en otro lado, lejos, con tu vida, diametralmente opuesta a todo lo que querría yo que tuviéramos en común.

Y es que así son hoy por hoy las horas bajas de mis días, en el final de las tardes. Un conjunto de imágenes se desprende de todo esto, puedes imaginarlas ¿verdad? Un disco de jazz que suena desde mi cuarto y que de a poco invade de notas menores toda la casa hasta ir colmando de a poco los espaciosos cuartos vacíos; ahora se escucha "Moanin'..." de Charles Mingus.

Los últimos rayos de sol, vestidos de un naranja-dorado furioso, entran por mi ventana pero no alcanzan para colorear la azulada atmósfera de mi cuarto cubierta de notas tristes producto de un melancólico contrabajo que todavía continúa sonando por acá.

Una taza de café descansa junto al teclado que recibe a través de mis dedos el resultado de la sinápsis producida en mi cabeza, todavía nublada por espesas nubes de vos. El resultado es este lamento solitario, uno más de los cientos que se pueden percibir a esta hora en esta ciudad, lamento que se digitalizará definitivamente dentro de algunos segundos más para luego ser leído por algunas personas online que tal vez también se encuentren en ese momento particular nacido de las horas bajas de sus días.

3 Comentarios:

el dí­a jueves, febrero 17, 2005 9:09:00 a. m., Blogger SkinHead dijo...

Hubo un tiempo en que no teniamos responsabilidades y nos limitabamos a escuchar music, ver movies, y si quedaba tiempo estudiar..(fragmento de una de las tantas charlas con Lipidos - ing. Gonzalo C.).
Despues de pasar por la cuidad de CBA.(´90).
Teniamos Bajos y Altos.
Saludos Juanete

 
el dí­a jueves, febrero 17, 2005 2:36:00 p. m., Blogger luis dijo...

Tambien lo puede leer gente que este en horas altas. Y tal vez recomendarte alguna cancion que este en una escala mayor, no?
Pero no menos cierto es que esa clase de momentos de melancolia son buenos vivirlos intensamente. No para sufrir, sino para aprender.
SALUDOS

 
el dí­a jueves, febrero 17, 2005 11:27:00 p. m., Blogger uncanny dijo...

mates salados. eso. mates salados.

 

Publicar un comentario

<< Inicio